En los Estados Unidos de América, se alza una nación cuya grandeza se deriva de su rica diversidad y de su capacidad para acoger a personas de diferentes orígenes y culturas.

En los Estados Unidos se encuentran dos estatus legales que son fundamentales y primordiales dentro de este país, los cuales son: el del ciudadano estadounidense y el del residente permanente.

Estas dos categorías de inmigrantes desempeñan roles vitales en la estructura social y económica del país, aunque con derechos y responsabilidades que difieren en su alcance y naturaleza. 

La distinción entre ser ciudadano americano y residente permanente en los Estados Unidos ha generado interrogantes y confusiones, ya que va más allá de una mera cuestión de ciudadanía. Estos estatus representan diferentes caminos en la búsqueda de una vida en los Estados Unidos y definen las experiencias y perspectivas de aquellas personas que los ostentan. 

En este artículo, exploraremos más a fondo las diferentes características distintivas que definen tanto a un ciudadano estadounidense como a un residente permanente de los Estados Unidos; analizaremos cuáles son sus derechos y sus obligaciones, las oportunidades que se les brindan y las limitaciones a las cuales se enfrentan.

Además, exploraremos como estos dos estatus legales interactúan dentro del tejido social estadounidense, y como estos estatus migratorios influyen en la vida cotidiana de aquellas personas que los poseen.  

Mediante la comprensión de las complejidades inherentes a estas clasificaciones legales, podremos adquirir una visión más profunda y completa de la realidad multicultural que define a los Estados Unidos; a través de este artículo nuestro objetivo poder explicar y que las personas puedan entender mejor la diferencia entre un ciudadano estadounidense y un residente permanente en los Estados Unidos y de esta forma contestar a las interrogantes y dudas que comúnmente surgen en torno a este tema, permitiendo así que nuestros lectores tengan una mejor comprensión de los matices y desafíos que implica la experiencia inmigrante en esa nación estadounidense llena de muchas oportunidades y de una gran diversidad cultural. 

¿Qué es un ciudadano en los Estados Unidos? 

Un Ciudadano en los Estados Unidos es una persona que ha adquirido la nacionalidad estadounidense y goza de todos los derechos y privilegios otorgados por la Constitución y las leyes de la nación; ser un ciudadano estadounidense implica tener una relación jurídica y política solida con el gobierno y la sociedad de los Estados Unidos. 

La ciudadanía se puede obtener de varias formas, existen los ciudadanos por nacimiento que son aquellos que han nacido en territorio estadounidense (ius soli), existen aquellos que obtienen la ciudadanía estadounidense por medio de la ciudadanía de uno o de ambos padres (ius sanguinis), y también existen aquellas personas que adquieren la ciudadanía estadounidense a través de un proceso de naturalización, lo que implica cumplir con requisitos específicos (como ser una residencia legal continua, conocimiento del idioma inglés, conocimiento de la historia y gobierno de los Estados Unidos, entre otros). 

Los ciudadanos estadounidenses tienen una amplia gama de derechos y beneficios, que incluyen el derecho al voto, el acceso a servicios gubernamentales, la posibilidad de ocupar cargos públicos, la protección de las leyes y el derecho a solicitar la residencia de familiares directos; además, tienen la libertad de viajar dentro y fuera del país sin ningún tipo de restricciones y pueden obtener un pasaporte estadounidense.

Como ciudadanos, ellos también aparte de los derechos y beneficios tienen la responsabilidad de cumplir con las leyes del país, pagar impuestos y participar activamente en el proceso democrático del país. La ciudadanía estadounidense es considerada la forma más completa de membresía en la sociedad y otorga a los individuos una identidad y un sentido de pertenencia arraigados en la historia y los valores de los Estados Unidos. 

¿Qué es un Residente Permanente en los Estados Unidos? 

Un residente permanente en los Estados Unidos, comúnmente conocido como un titular de la “Green Card” o tarjeta de residencia, es una persona extranjera autorizada a vivir y trabajar de forma permanente dentro de los Estados Unidos; el estatus de residente permanente es una forma de inmigración legal que otorga a los individuos derechos y privilegios específicos, aunque difiere de la ciudadanía estadounidense en varios aspectos. 

Para obtener la condición de residente permanente dentro de los Estados Unidos, generalmente se requiere que una persona sea patrocinada por un familiar directo que sea ciudadano estadounidense o residente permanente, también existen ocasiones en las cuales se hace el patrocinio a través de un empleador que demuestre la necesidad de las habilidades de la persona  o conocimientos en el mercado laboral; es de recalcar que también en los Estados Unidos existen programas de inmigración específicos, que también pueden ofrecerle a la persona un estatus de residente permanente dentro del país. 

Los residentes permanentes tienen varios derechos y beneficios dentro de los Estados Unidos, tienen la autorización para vivir y trabajar legalmente en el país de manera indefinida, pueden abrir cuentas bancarias y obtener licencias profesionales, también cabe destacar que como residentes permanentes tienen acceso a los servicios públicos y sociales, como ser la educación y la atención médica en condiciones muy similares a las de los ciudadanos estadounidenses. 

Sin embargo, es importante mencionar que si existen diferencias claves entre los residentes permanentes y los ciudadanos estadounidenses, los residentes permanentes por ejemplo no pueden votar en las elecciones federales, tampoco pueden ocupar cargos públicos que requieran ciudadanía estadounidense y así mismo los residentes permanentes pueden perder su estatus de residencia permanente si no cumplen con ciertos requisitos legales o abandonan su residencia en los Estados Unidos de manera prolongada.

Cabe mencionar que, aunque el estatus de residente permanente no otorga todos los derechos y privilegios de la ciudadanía, sigue siendo una forma valiosa de establecerse legalmente en los Estados Unidos, ya que proporciona a las personas la oportunidad de poder construir una vida y contribuir al tejido social y económico del país. 

¿El “Lawful Permanent Resident” es lo mismo que la Green Card? 

Si, ambas son exactamente lo mismo; el “LPR” es el acrónimo de “Lawful Permanent Resident” en español llamado Residente Permanente Legal; esto se refiere al estatus migratorio dentro de los Estados Unidos que le permite a una persona extranjera vivir y trabajar de manera legal y permanente en el país. La “LPR” es comúnmente conocida como la tarjeta de residencia o “Green Card”. 

¿Cuáles son las diferencias entre un residente permanente en los Estados Unidos y un ciudadano estadounidense?

  1. Ciudadanía: un ciudadano estadounidense ha adquirido la nacionalidad de los Estados Unidos, lo que implica una conexión legal y política sólida con el país; este puede ser ciudadano por nacimiento, por uno o ambos padres o puede ser naturalizado. Mientras que un residente permanente, es un extranjero que ha sido autorizado para vivir y trabajar de manera permanente en los Estados Unidos, pero no tiene la ciudadanía. 
  2. Derecho de Voto y Cargos Públicos: Los ciudadanos estadounidenses tienen el derecho de votar en todas las elecciones federales y estatales, así como la posibilidad de ocupar cargos públicos que requieren de una ciudadanía como requisito. Los residentes permanentes no tienen derecho de voto y están limitados en cuanto a los cargos públicos que pueden ocupar. 
  3. Pasaporte y Representación Diplomática: Los ciudadanos estadounidenses tienen derecho a obtener un pasaporte estadounidense que les permite viajar y recibir protección consular en el extranjero a través de las embajadas y consulados de los Estados Unidos. Los residentes permanentes no tienen un pasaporte estadounidense y cuentan con una representación diplomática limitada en el extranjero. 
  4. Permanencia y Pérdida del Estatus: Los ciudadanos estadounidenses tienen el derecho de residir permanentemente en los Estados Unidos sin ningún tipo de restricciones. Los residentes permanentes pueden perder su estatus si no cumplen con ciertos requisitos o abandonan su residencia en los Estados Unidos de una manera prolongada. 
  5. Proceso de Obtención: La ciudadanía estadounidense se puede obtener por nacimiento en territorio de los Estados Unidos, por descendencia de ciudadanos estadounidenses o a través del proceso de naturalización. La residencia permanente se obtiene a través de patrocinio familiar, empleo u otros programas de inmigración específicos. 

Conclusiones

En resumen, hemos explorado detalladamente las diferencias claves entre un ciudadano estadounidense y un residente permanente en los Estados Unidos, a lo largo de este articulo hemos analizado las características únicas de cada estatus, resaltando todos aquellos derechos y responsabilidades que los distinguen.

Queremos recordarte que este ha sido un articulo elaborado con fines informativos y no sustituye de ninguna manera el asesoramiento legal individualizado; si tienes inquietudes específicas sobre tu situación migratoria te recomendamos buscar la orientación de un abogado especializado en temas de inmigración. 

Te invitamos a descargar nuestra aplicación TU ABOGADO FÁCIL; con nuestra innovadora plataforma podrás conectarte con abogados y notarios en tu país de origen que te brindarán la asistencia legal que necesitas para resolver tus asuntos legales; ya sea que necesites ayuda u orientación en temas migratorios, legales o notariales, TU ABOGADO FÁCIL te ofrece acceso a profesionales calificados y confiables. 

¡Descarga TU ABOGADO FÁCIL hoy mismo! Y benefíciate de la tranquilidad de contar con expertos legales a tu disposición en cualquier momento y en cualquier lugar.