La decisión de casarse suele ir acompañada de múltiples promesas y expectativas; sin embargo, cuando uno de los cónyuges está en medio del proceso de inmigración en los Estados Unidos, las expectativas se entrelazan con un sistema legal que puede ser muy complejo. Uno de los desafíos mas intensos y emocionalmente agotadores que alguien puede enfrentar durante este periodo es el divorcio.

En circunstancias normales, terminar un matrimonio ya es sumamente complicado; pero si te divorcias mientras tu petición de residencia está pendiente, las cosas pueden tornarse aún más difíciles. Este artículo abordará los desafíos y las consideraciones que deben de tenerse en cuenta al momento de enfrentar esta doble encrucijada de la vida.

En el contexto de la inmigración, un matrimonio es más que una unión emocional y legal, ya que a menudo es utilizada como una clave para desbloquear puertas que de otra manera estarían cerradas. El divorcio puede sin lugar a duda poner todo esto en juego, llevando a una revisión más estricta del caso por parte de las autoridades de inmigración de los Estados Unidos, y en el peor de los casos, la revocación de la petición de residencia.

Exploraremos que pasos puedes tomar para navegar por esta complicada situación, que documentos son vitales para tu caso en particular y como puede esto afectar tu futuro dentro de los Estados Unidos. Ya sea que estes considerando el divorcio o que ya estes en medio de uno, es vital conocer muy bien tus derechos, también tus responsabilidades y las posibles rutas que puedes tomar.

Si me divorcio antes de la aprobación final de la tarjeta de residencia ¿puede esto afectar mi petición de residencia en los Estados Unidos?

Si, el divorcio puede tener un efecto significativo en la petición de la residencia si ocurre antes de la aprobación final de la tarjeta de residencia también conocida como “Green Card”, especialmente si la solicitud se basa en un matrimonio con un ciudadano o residente permanente de los Estados Unidos. A continuación, te describimos una serie de circunstancias que podrían ocurrir:

  1. Revisión aumentada: Las autoridades de inmigración podrían realizar investigaciones adicionales en tu caso si hay un divorcio durante el proceso de petición, lo que podría resultar en demoras o complicaciones adicionales.
  2. Denegación de petición: Hay un alto riesgo de que la petición de residencia se deniegue si el matrimonio se disuelve antes de la aprobación de la tarjeta de residencia.
  3. Cambios de categoría o patrocinador: Si te divorcias antes de la aprobación, podrías tener que buscar otra categoría de visa o encontrar otro patrocinador, si es que hubiese alguna otra opción disponible para ti.
  4. Acusaciones de fraude: Un divorcio rápido puede levantar sospechas sobre la autenticidad del matrimonio, lo que podría resultar en acusaciones de fraude matrimonial. Estas acusaciones pueden tener graves consecuencias, incluida la deportación.
  5. Documentación adicional y pruebas: Podrías necesitar presentar documentación adicional o incluso asistir a entrevistas adicionales para demostrar que el matrimonio fue legitimo y no un truco para la obtención de la residencia.
  6. Problemas a futuro: Un divorcio durante este proceso crítico podría afectar futuras peticiones de inmigración, incluida la naturalización.

Si me divorcio antes de que pasen los primeros dos años de matrimonio teniendo una tarjeta de residencia condicional, ¿puede esto afectar mi petición de residencia en los Estados Unidos?

Si te divorcias antes de que pasen los dos primeros años y tienes una tarjeta de residencia condicional (usualmente otorgada a los cónyuges de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales), enfrentaras desafíos adicionales.

A continuación, te dejamos algunas consideraciones importantes:

  1. Petición conjunta para quitar condiciones: Normalmente, al acercarse el fin del periodo de dos años los cónyuges presentan una petición conjunta para quitar las condiciones y obtener la tarjeta de residencia permanente. Un divorcio hace que este proceso sea mucho más complicado.
  2. Documentación adicional: Al aplicar por tu cuenta, se te requerirá presentar evidencia adicional para probar la autenticidad de tu matrimonio, lo cual podría incluir registros financieros conjuntos, fotografías, correspondencia y declaraciones de testigos, entre otros.
  3. Riesgo de deportación: Si no puedes satisfacer los requisitos para quitar las condiciones de tu tarjeta de residencia, podrías enfrentar la deportación.
  4. Proceso de revisión riguroso: La solicitud de una exención a menudo conlleva a un escrutinio adicional por parte de las autoridades de inmigración, lo que podría incluir entrevistas y verificaciones adicionales.
  5. Tiempo y costo: Todo el proceso puede ser largo, estresante y costoso, especialmente si necesitas contratar a un abogado especializado en leyes de inmigración para navegar la complejidad del sistema.
  6. Impacto en solicitudes futuras: Un divorcio durante este periodo condicional podría también afectar futuras solicitudes de inmigración o naturalización.

Si me después de que se me ha otorgado la tarjeta de residencia permanente (no condicional) ¿puede esto afectar mi petición de residencia en los Estados Unidos?

Si el divorcio ocurre después de que se ha otorgado la tarjeta de residencia permanente (no condicional), las implicaciones para el titular de la tarjeta de residencia son generalmente menos severas en comparación con los escenarios anteriores. A continuación, te dejaremos algunas consideraciones importantes:

  1. Estado de residencia: Si ya has obtenido una tarjeta de residencia permanente, el divorcio por lo general no afectará tu estatus de residencia dentro de los Estados Unidos. Eres considerado un residente permanente legal y tienes el derecho de trabajar y vivir en los Estados Unidos, independientemente de tu estado civil.
  2. Solicitud de ciudadanía: Si planeabas solicitar la ciudadanía a través del matrimonio con un ciudadano estadounidense, deberías de saber que el divorcio podría alargar el tiempo necesario para hacerlo. Normalmente, los cónyuges de ciudadanos estadounidenses pueden solicitar la ciudadanía después de tres años de obtener la residencia permanente, pero el divorcio generalmente extiende este periodo a cinco años.
  3. Fraude marital: Aunque es muy poco probable, las autoridades de inmigración siempre tienen la potestad de revisar casos pasados si surgen nuevas evidencias o sospechas de fraude marital. Si se demuestra que el matrimonio fue fraudulento, podrías enfrentar la deportación.
  4. Peticiones futuras para otros familiares: Si tienes la intención de patrocinar a familiares para que se muden a los Estados Unidos en el futuro, el divorcio no debería de afectar tu capacidad para poder hacerlo, siempre y cuando cumplas con los requisitos financieros y otros criterios adicionales solicitados por las autoridades de inmigración.

El divorcio puede tener diversas y complejas implicaciones en el proceso de inmigración en los Estados Unidos, y estas varían significativamente según el estatus y el momento en el que ocurren. Si se produce antes de la aprobación de la tarjeta de residencia, podrías enfrentar demoras, escrutinio adicional o incluso la denegación de tu petición; con una tarjeta de residencia condicional, tendrás que cumplir con requisitos estrictos y presentar pruebas adicionales para retener tu estatus. Si ya tienes una tarjeta de residencia permanente, el impacto es generalmente menor, aunque podría afectar la temporalidad para solicitar la ciudadanía.

Debido a la complejidad y los riesgos asociados, la consulta con un abogado especializado en inmigración es altamente recomendable para navegar estos desafíos legales. Este artículo es meramente informativo por lo que no sustituye el consejo de un profesional del derecho, por lo que siempre te recomendamos consultar con un abogado experto en la materia.

Así mismo, te invitamos a descargar nuestra aplicación TU ABOGADO FÁCIL, con nuestra aplicación podrás conectarte con abogados y notarios expertos que te guiaran a través de tus inquietudes legales desde la comodidad de tu hogar, recuerda que un asesoramiento legal adecuado puede ser crucial para una experiencia exitosa en cualquier trámite o circunstancia legal importante.