El tema de la ciudadanía en los Estados Unidos siempre ha sido un tema muy delicado y de profundo interés para muchos inmigrantes que buscan una vida mejor para ellos y sus familias en el país norteamericano. Una de las interrogantes que sin duda es de las más frecuentes entre aquellas personas que han llegado a los Estados Unidos de una manera irregular es si los hijos que ellos tengan en territorio estadounidense son considerados automáticamente ciudadanos americanos.

A través de este artículo abordaremos las disposiciones constitucionales, legislaciones y decisiones judiciales que han dado forma a la respuesta a esta importante pregunta, ofreciendo una perspectiva clara y precisa para quienes se encuentren en esta situación y busquen entender mejor sus derechos y los de sus hijos.

¿Quién es considerado un “inmigrante indocumentado” en los Estados Unidos?

Un “inmigrante indocumentado” en los Estados Unidos es una persona que ha ingresado o permanece en ese país sin la autorización legal correspondiente o que, después de ingresar con una visa válida, ha excedido el tiempo permitido de estancia o ha violado las condiciones estipuladas por dicha visa. Esta situación implica la ausencia de documentos válidos para respaldar su estatus migratorio actual dentro del país.

¿Qué pasa si soy una persona indocumentada en los Estados Unidos y tengo un hijo?

Si una persona que reside en los Estados Unidos bajo un estatus migratorio irregular tiene un hijo en los Estados Unidos, ese hijo es automáticamente un ciudadano estadounidense por nacimiento, de acuerdo con lo dispuesto en la decimocuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

La decimocuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos establece que: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sujetas a la jurisdicción de los mismos, son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en el que residen.”

Esto significa que el hijo de la persona que se encuentra viviendo de una manera ilegal en los Estados Unidos tiene todos los derechos y privilegios asociados con la ciudadanía estadounidense, independientemente del estatus migratorio de sus padres. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la ciudadanía del hijo lastimosamente no cambia automáticamente el estatus migratorio de los padres indocumentados, y ellos siguen siendo vulnerables a acciones como ser la deportación y otros procedimientos legales relacionados con su estatus migratorio.

¿Qué derechos tiene un hijo de inmigrantes indocumentados nacido en los Estados Unidos?

Un hijo de inmigrantes indocumentados nacido en los Estados Unidos es considerado un ciudadano estadounidense por derecho de nacimiento de acuerdo con la enmienda decimocuarta de la Constitución de los Estados Unidos. Como ciudadano americano, este niño tiene los mismos derechos que cualquier otro ciudadano estadounidense; a continuación, enumeraremos algunos de los derechos:

  1. Derecho de residir en los Estados Unidos: El niño tiene el derecho inalienable de vivir y trabajar dentro de los Estados Unidos sin restricciones basadas en su estatus migratorio.
  2. Acceso a educación: Tiene derecho a acceder a la educación pública gratuita desde el jardín de infancia hasta la secundaria.
  3. Atención médica: Puede acceder a servicios de salud y programas de asistencia disponibles para ciudadanos estadounidenses.
  4. Derecho al voto: Una vez que el niño cumpla los 18 años, tiene el derecho de votar en elecciones locales, estatales y federales.
  5. Derecho a solicitar pasaporte estadounidense: Puede obtener un pasaporte estadounidense y viajar internacionalmente como ciudadano de los Estados Unidos.
  6. Protección bajo la ley: Tiene todos los derechos y protecciones legales que la ley estadounidense otorga a sus ciudadanos, incluida la protección contra la discriminación basada en raza, religión, genero y otros factores protegidos.
  7. Beneficios sociales: Tiene derecho a recibir beneficios sociales, como seguro social, medicare y otros programas federales para los que pueda calificar.
  8. Derecho a postularse a cargos públicos: Puede postularse para cargos públicos, aunque ciertos cargos, como la presidencia tienen requisitos adicionales.
  9. Derecho a petición: Una vez que el niño cumpla los 21 años de edad, tiene derecho de solicitar a familiares directos (como sus padres) para que obtengan la residencia permanente en los Estados Unidos.

¿Cuáles son algunas consideraciones y consecuencias para tomar en cuenta si se tiene un hijo en los Estados Unidos siendo una persona con un estatus migratorio irregular dentro de este país?

Cuando una persona indocumentada tiene un hijo en los Estados Unidos, el niño adquiere automáticamente la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, esta situación tiene varias implicaciones y consecuencias para la familia, aquí te dejamos algunas:

  1. Derechos del niño: El niño tiene todos los derechos de un ciudadano estadounidense de conformidad ha sido descrito anteriormente, lo que incluye el acceso a la educación pública gratuita, atención médica y eventualmente, el derecho a votar y a trabajar legalmente en el país cuando alcance la edad adecuada.
  2. Beneficios sociales: El niño siendo ciudadano estadounidense puede ser elegible para ciertos beneficios sociales y programas de asistencia, aunque los padres podrían dudar en solicitarlos por temor a exponer su estatus migratorio personal.
  3. No protege a los padres: La ciudadanía del niño no otorga automáticamente un estatus legal a los padres. Aunque existen ciertas protecciones para evitar la separación de familias, los padres siguen siendo vulnerables a la deportación.
  4. Petición futura: Una vez que el niño cumpla 21 años puede solicitar a sus padres para la obtención de la residencia permanente en los Estados Unidos. Sin embargo, el proceso puede ser complicado, especialmente si los padres han acumulado presencia ilegal en el país.
  5. Consideraciones de deportación: Si las autoridades migratorias inician procedimientos de deportación en contra de los padres, la presencia de un hijo ciudadano podría ser considerada como un factor de “dificultad extrema” en ciertos casos de alivio migratorio, aunque no garantiza que se evite la deportación.
  6. Temores y preocupaciones: Aunque el niño tiene derechos como ciudadano, la familia puede enfrentar preocupaciones diarias sobre la posible detención y deportación de los padres indocumentados, lo que puede generar estrés y ansiedad.
  7. Acceso limitado: Aunque el hijo es ciudadano, los padres indocumentados podrían enfrentar barreras al intentar acceder a servicios y oportunidades para su hijo, debido a su propio estatus migratorio y a la reticencia de exponerse.

Conclusión

El nacimiento de un hijo en territorio estadounidense otorga de manera automática la ciudadanía a este niño, y con ella una serie de derechos y privilegios que abarcan desde la educación hasta la protección bajo la ley. Sin embargo, mientras estos niños ciudadanos gozan de tales derechos, sus padres inmigrantes indocumentados se enfrentan a un panorama diferente, marcado por incertidumbres y riesgos asociados a su estatus migratorio. Esto sin lugar a duda subraya la complejidad del sistema migratorio en los Estados Unidos, donde las familias pueden hallarse divididas entre la ciudadanía plena y la vulnerabilidad de la indocumentación. Es esencial que, al abordar este tema, se haga con la mayor empatía y comprensión, reconociendo sobre todo la humanidad de cada individuo y las aspiraciones compartidas de buscar un mejor futuro para sus seres queridos.

Si te encuentras en la búsqueda de asesoría legal confiable, queremos invitarte a descargar nuestra aplicación TU ABOGADO FÁCIL, nuestra plataforma conecta abogados y notarios con clientes latinoamericanos que residen en cualquier parte del mundo. Con TU ABOGADO FÁCIL obtienes asesoría legal en la palma de tu mano, en el momento en que la necesites.